Llámanos al 914175359 o Escríbenos

Mobbing Laboral: Qué es, cómo detectarlo y tratarlo

En el entorno de trabajo actual, el mobbing o acoso laboral se ha convertido en un problema creciente que puede tener importantes consecuencias para las organizaciones, pero especialmente para el individuo que lo sufre.

Trabajadora acosada sufriendo Mobbing Laboral

Qué es el Mobbing Laboral

El mobbing laboral, también conocido como acoso laboral, es un problema grave en el mundo profesional. Se refiere al maltrato, intimidación o abuso persistente de un empleado por parte de sus compañeros de trabajo, superiores o subordinados.

Este comportamiento no se limita a actos físicos, sino que también incluye el abuso psicológico y emocional. La víctima del mobbing suele sentirse menospreciada, aislada y señalada, lo que genera un entorno laboral tóxico y hostil.

Una de las características clave del mobbing es que se lleva a cabo sistemáticamente y durante un periodo sostenido. No se trata de un único acto de acoso, sino más bien de un patrón de comportamiento que puede tener graves repercusiones para la persona objeto del mismo.

trabajadora aislada victima de mobbing

El mobbing puede adoptar diversas formas, como:

  • El abuso verbal
  • Los rumores malintencionados
  • El aislamiento social
  • El sabotaje del trabajo de la víctima.

Esta naturaleza sostenida y sistemática diferencia el mobbing de los incidentes aislados de conflicto o desacuerdo en el lugar de trabajo.

Es importante señalar que el mobbing es diferente del Síndrome de Burnout, que está relacionado con el estrés laboral crónico y no es necesariamente el resultado de un maltrato deliberado por parte de compañeros o superiores.

El mobbing es una forma deliberada y a menudo calculada de abuso que pretende perjudicar a la víctima y socavar su bienestar profesional y personal.

Fases del Mobbing

El mobbing es un proceso que tiende a desarrollarse en etapas, cada una de las cuales puede variar en duración y gravedad. Identificar estas fases es esencial para reconocer a tiempo el acoso laboral y actuar de manera adecuada para prevenir o mitigar sus efectos. Estas son las etapas típicas por las que avanza este proceso perjudicial:

  1. Conflicto Inicial: Todo comienza, normalmente, con un conflicto aparentemente menor. Puede tratarse de un desacuerdo entre empleados o con un superior, una crítica al trabajo de la persona o una envidia profesional. Esta etapa se considera pre-acoso y puede resolver de manera constructiva o degenerar en hostigamiento.
  2. Estigmatización: Si el conflicto no se resuelve adecuadamente, puede escalar a una estigmatización de la víctima. Se inicia una campaña de descrédito donde se cuestiona la capacidad profesional y se difunden rumores o críticas falsas. El objetivo es deteriorar la imagen y el estatus del trabajador ante sus compañeros y superiores.
  3. Intensificación del Acoso: Una vez que la víctima está marcada y su reputación manchada, el acoso se intensifica. Se incrementan las agresiones psicológicas, se asignan tareas imposibles de realizar o se retienen los recursos necesarios para completar el trabajo. Las víctimas pueden ser excluidas de las comunicaciones y decisiones importantes, lo que les impide cumplir con sus responsabilidades.
  4. Exclusión: En esta fase, el acoso laboral se manifiesta a través de la marginalización completa de la víctima. Se le aísla del resto del equipo, no se le toma en cuenta para proyectos y se le relega a un segundo plano. Puede haber cambios en su posición que la alejen del núcleo laboral o la releguen a tareas menores, infravalorando su capacidad y conocimientos y que, en muchos casos, termina con la salida de la víctima de la empresa, ya sea por despido, renuncia o incapacidad para continuar trabajando en un ambiente hostil.

Tipos y formas de acoso en el lugar de trabajo

El acoso en el lugar de trabajo, o mobbing, puede manifestarse de varias maneras, cada una de las cuales es perjudicial para la persona contra la que se dirige.

Algunos tipos comunes de mobbing incluyen la intimidación verbal, en la que la víctima es sometida a un lenguaje agresivo y degradante, así como la exclusión social, que implica aislar a la persona de las actividades relacionadas con el trabajo y las interacciones sociales.

Además, también está el sabotaje del trabajo de la víctima, que provoca retrocesos profesionales y una sensación de impotencia.

Estas formas de acoso pueden tener un profundo impacto en el bienestar psicológico de la víctima, provocando ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental.

Otra forma de acoso laboral es la difusión de rumores y cotilleos malintencionados, que no sólo empañan la reputación profesional de la víctima, sino que también crean un ambiente hostil y de división en el lugar de trabajo.

En algunos casos, el acoso laboral también puede implicar un abuso de poder y autoridad, en el que individuos en posiciones de liderazgo utilizan su influencia para atacar y maltratar a sus subordinados. Este abuso de poder puede ser particularmente perjudicial, ya que crea una sensación de impotencia e inutilidad para la víctima, que puede sentirse incapaz de desafiar o denunciar el comportamiento.

Cómo detectar el Mobbing en el trabajo

Indicadores Conductuales

  • Retiro Social: Un cambio repentino en el comportamiento social del empleado podría ser un signo. Si una persona que solía ser extrovertida y colaborativa comienza a aislarse o evita participar en actividades del equipo, puede ser un indicador de que está siendo objeto de mobbing.
  • Alteraciones en el Rendimiento Laboral: La víctima puede mostrar una disminución notable en la calidad o cantidad de su trabajo. Esto puede ser resultado del estrés emocional o de la sobrecarga intencional de tareas.
  • Cambio en la Comunicación: Un cambio en la forma en que un empleado se comunica, por ejemplo, mostrándose vacilante al hablar, evitando la comunicación directa o sobrerreaccionando a comentarios, puede ser reflejo del acoso que está sufriendo.

Indicadores Emocionales

  • Ansiedad y Estrés: El aumento de signos de ansiedad y estrés sin una causa aparente pueden ser síntomas de mobbing. Esto incluye nerviosismo, preocupación constante y agitación.
  • Cambios de Humor: La víctima puede experimentar cambios de humor frecuentes o inusuales, como irritabilidad o tristeza.
  • Síntomas de Depresión: La persistencia de sentimientos de inutilidad, pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba, o un estado de ánimo persistentemente bajo, podrían indicar que la persona está siendo acosada.

Indicadores Físicos

  • Problemas de Salud Recurrentes: Quejas de dolores de cabeza, fatiga, trastornos del sueño o dolores musculares pueden ser manifestaciones físicas del estrés y la ansiedad causados por el mobbing.
  • Baja en la Autoestima: Si un empleado comienza a dudar de sus habilidades y muestra signos de autoestima baja, puede ser consecuencia de la descalificación profesional continua y las críticas injustificadas.

El impacto del mobbing en la salud

trabajadora con problemas de salud debido al mobbing

Las consecuencias del mobbing en el bienestar de la víctima pueden ser graves y duraderas. Las personas que sufren mobbing en el lugar de trabajo corren un mayor riesgo de desarrollar ansiedad, depresión y otros problemas de salud mental.

La naturaleza sostenida y sistemática del mobbing puede erosionar la autoestima y la confianza de la víctima, provocando una sensación generalizada de impotencia y desesperación. Además del impacto psicológico, el mobbing también puede tener graves repercusiones en la salud física de la víctima, provocando síntomas como insomnio, hipertensión y otras dolencias relacionadas con el estrés.

En algunos casos, los efectos del mobbing pueden ser tan graves que las personas pueden verse obligadas a dejar su trabajo o incluso experimentar un desempleo de larga duración como consecuencia del trauma que han sufrido.

Prevención y tratamiento del mobbing en el lugar de trabajo

Prevención del mobbing

Prevenir el mobbing en el lugar de trabajo requiere un esfuerzo tanto por parte de las personas como de la organización en su conjunto.

Es fundamental que las organizaciones cultiven una cultura de respeto, inclusión y tolerancia cero frente al acoso. Esto implica definir y comunicar claramente las expectativas de comportamiento, proporcionar formación y recursos para ayudar a los empleados a reconocer y abordar el acoso moral, y establecer procedimientos claros de notificación y respuesta a los incidentes de acoso.

Además, es importante que las personas que presencien o experimenten mobbing denuncien el comportamiento, y que las organizaciones se tomen en serio dichas denuncias y adopten medidas rápidas y adecuadas para abordarlas.

Tratamiento del mobbing

Apoyar a las víctimas de mobbing es esencial para ayudarles a superar los efectos traumáticos del acoso y reconstruir su sensación de bienestar y confianza. Proporcionar acceso a apoyo de salud mental, como asesoramiento y terapia, puede ayudar a las víctimas a procesar sus experiencias y desarrollar estrategias de afrontamiento.

Aunque las heridas que deja el acoso laboral son principalmente invisibles, su impacto puede perdurar mucho tiempo y afectar profundamente todos los aspectos de la vida de la persona.

Terapia Psicológica

  • Evaluación y Diagnóstico Inicial: El primer paso en la terapia psicológica es la evaluación y el diagnóstico del daño emocional sufrido. Los psicólogos especializados en mobbing analizan la situación particular de la víctima y establecen un plan de tratamiento.
  • Intervención Terapéutica: La terapia puede incluir sesiones individuales para trabajar aspectos como la reconstrucción de la autoestima, el manejo del estrés y la superación de sentimientos como la ansiedad y la depresión. Los terapeutas pueden usar técnicas como la terapia cognitivo-conductual, la desensibilización sistemática y el entrenamiento en habilidades sociales y de comunicación.
  • Grupos Terapéuticos: La terapia de grupo es útil para compartir experiencias y reducir la sensación de aislamiento. La dinámica de grupo facilita el aprendizaje de estrategias de afrontamiento y el apoyo mutuo entre víctimas del acoso laboral.
  • Apoyo Continuado: Algunas víctimas necesitan un apoyo continuado que les permita lidiar con posibles secuelas a largo plazo, como la desconfianza hacia futuros entornos laborales o el síndrome de estrés postraumático.

Legislación y derechos en materia de acoso laboral

La legislación y la normativa en materia de acoso laboral varían según el país, pero en general, los trabajadores tienen derecho a un entorno de trabajo seguro y saludable, libre de intimidación y abuso.

Es importante que las personas que hayan sufrido acoso laboral busquen asesoramiento y orientación jurídica especializada para comprender sus derechos y las opciones de recurso, denuncias, etc.

En muchos casos, las víctimas de acoso laboral pueden recurrir a la justicia para hacer frente al comportamiento y buscar reparación por el daño que han sufrido.


Si crees que tú o algún familiar tuyo puede estar sufriendo este tipo de estrés, en nuestro Centro de Medicina Integrativa Synergia MedicalCare en Madrid, contamos con una Unidad de Psicoterapia Psicosomática en la que el Dr. Luis Hernández Herrero, especialista en Medicina del Trabajo y Psicoterapeuta puede ayudarte a superarlos y que te sientas cada día mejor.

×

¡Hola!

Haz click para poder hablar con nosotros

× ¿Cómo podemos ayudarte?