Llámanos al 914175359 o Escríbenos

Disbiosis intestinal: causas, síntomas y tratamientos para equilibrar tu microbiota

La disbiosis intestinal, una patología que afecta al equilibrio de nuestro microbioma intestinal, se ha vuelto cada vez más prevalente en los últimos años. Este artículo analiza sus causas, síntomas y el tratamiento adecuado.

Mujer con Disbiosis Intestinal

¿Qué es la disbiosis intestinal?

La disbiosis intestinal es un desequilibrio de la microbiota intestinal. Este complejo ecosistema de bacterias, hongos y otros microorganismos generalmente cohabita en una relación simbiótica armoniosa, contribuyendo a la digestión, la inmunidad y el bienestar.

microorganismos que forman la microbiota intestinal

Sin embargo, cuando este equilibrio se ve alterado, se desencadena esta disbiosis intestinal, que puede ser causada por varios factores, como una dieta poco salusable, el estrés, medicamentos, antibióticos o debido a otras enfermedades. Como veremos más adelante, identificar las causas y efectos de la disbiosis intestinal es esencial para diagnosticar y tratar correctamente este trastorno.

Este desequilibrio en la microbiota intestinal puede tener implicaciones de gran alcance para la salud de una persona. Los indicadores de disbiosis intestinal pueden variar en intensidad desde problemas digestivos menores hasta graves y pueden incluir hinchazón, gases, malestar abdominal, diarrea o estreñimiento, sensibilidad a los alimentos y síntomas sistémicos como fatiga o confusión mental.

Es importante tener en cuenta que las manifestaciones pueden ser distintas para cada persona por lo que identificar correctamente los signos de la disbiosis intestinal es muy importante para buscar el tratamiento adecuado y poder restaurar el equilibrio normal del microbioma intestinal y promover la salud en general.

¿Cómo afecta la disbiosis intestinal a nuestra salud?

Como mencionaba anteriormente, el ecosistema de nuestro microbioma intestinal tiene un gran impacto en nuestra salud y bienestar. Cuando este equilibrio se ve alterado, puede causar una variedad de problemas y síntomas, desde hinchazón y gases hasta situaciones más graves como enfermedades inflamatorias del intestino.

Generalmente, se produce una disminución de bacterias beneficiosas, entre ellas destacan Lactobacillus, Bifidobacterium, Enterococcus y algunas especies concretas como son Akkermansia Muciniphila y Faecalibacterium Prausnitzii cuyo déficit puede dar lugar a un crecimiento excesivo de microorganismos potencialmente dañinos y producir una inmunidad débil, disbiosis e inflamación intestinal con una mayor susceptibilidad a infecciones.

La disbiosis de la microbiota intestinal también puede provocar otros problemas de salud, como obesidad, diabetes, enfermedades autoinmunes y trastornos de salud mental. Además, la conexión del eje intestino-cerebro, la comunicación entre nuestro sistema digestivo y nuestro cerebro, también se ve alterada, lo que puede manifestarse en trastornos del estado de ánimo como ansiedad y depresión.

Nuestra microbiota intestinal es fundamental para mantener el funcionamiento de nuestro cuerpo, desde la digestión hasta la inmunidad por lo que restaurar el equilibrio en el microbioma intestinal es clave para recuperar el bienestar general y evitar las posibles repercusiones de un microbioma alterado.

Síntomas de la disbiosis intestinal

Los síntomas y signos de la disbiosis intestinal pueden variar mucho de un paciente a otro. Los síntomas más habituales son:

Persona con hinchazón debido a la disbiosis intestinal
  • Hinchazón y gases.
  • Problemas digestivos e intolerancias alimentarias.
  • Movimientos intestinales irregulares, diarrea y estreñimiento, con un impacto negativo en nuestra vida diaria.
  • Dolor abdominal, cólicos
  • Aparición de otras enfermedades frecuentes por a un sistema inmune debilitado debido a una microbiota intestinal desequilibrada.

Es importante destacar que la disbiosis intestinal está muy relacionada con la salud mental. La comunicación bidireccional entre el intestino y el cerebro, conocida como eje intestino-cerebro, puede verse alterada debido a un microbioma desequilibrado. Esto puede causar:

  • Estrés
  • Irritabilidad
  • Dificultad para concentrarse
  • Riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo como ansiedad y depresión

Las afecciones de la piel también pueden estar relacionadas con la disbiosis intestinal, dando lugar a síntomas como, acné, eczema o psoriasis que pueden desencadenarse por un desequilibrio en el microbioma intestinal y tener un efecto negativo en nuestra autoestima.

Como hemos visto, la disbiosis intestinal puede tener una variedad de síntomas que pueden afectar en gran medida nuestra salud y bienestar en general. Identificar estos síntomas y tomar medidas para restaurar el equilibrio de nuestro microbioma puede ayudarnos a mejorar nuestra salud digestiva, impulsar nuestra inmunidad, proteger nuestra salud mental y mejorar la salud de nuestra piel.

mujer con problemas de estrés y ansidad por disbiosis intestinal

Principales causas de la disbiosis intestinal

La disbiosis intestinal puede ser causada por una variedad de factores, aunque uno de los más frecuentes es el uso excesivo de antibióticos. Estos medicamentos, aunque eliminan bacterias dañinas o “malas”, también pueden erradicar las bacterias beneficiosas o “buenas” que ayudan a mantener un microbioma intestinal saludable en equilibrio.

Otra causa es seguir una dieta poco saludable, baja en fibra, con alimentos altamente procesados, dulces azucarados y “snacks” grasos, que también puede favorecer el crecimiento de bacterias no deseadas en el intestino, al tiempo que priva a las bacterias beneficiosas de sus necesidades nutricionales.

Además de los antibióticos y una dieta poco saludable, un desequilibrio en el sistema inmunológico, exposiciones ambientales y ciertos estilos de vida pueden contribuir a la disbiosis intestinal.

El estrés es otro factor que puede alterar el equilibrio de las bacterias intestinales, ya que nuestro cuerpo libera hormonas que pueden tener un efecto adverso en el microbioma intestinal, lo que puede llevar a la disbiosis y otros problemas digestivos.

Las enfermedades autoinmunes o las alergias pueden desencadenar inflamación crónica en el intestino, mientras que las toxinas y los contaminantes pueden afectar el microbioma intestinal.

Diagnóstico de la Disbiosis Intestinal

El diagnóstico de la disbiosis intestinal puede ser complejo por la gran variedad de signos y síntomas que presenta. Por tanto, es necesario hacer un examen exhaustivo del paciente, incluidos sus antecedentes médicos, para identificar los factores fundamentales que hayan podido desencadenar la enfermedad.

Pruebas para diagnosticar disbiosis intestinal

Además de una evaluación física completa, son necesarias pruebas de laboratorio. Estas pruebas pueden principalmente análisis de heces donde se analiza la composición de la microbiota intestinal e identificar cualquier desequilibrio o anormalidad. Un especialista nutricionista puede, a partir de estos resultados, realizar un diagnóstico preciso y crear un plan de tratamiento efectivo para restaurar la salud intestinal.

Estos Estudios de Disbiosis, hacen un recuento de un gran número de especies concretas de microorganismos que tenemos que tener en nuestro intestino, identificando si están presentes por exceso o por defecto.

Algunos de los microorganismos que se analizan son:

  • Escherichia coli: Una presencia reducida de este microorganismo puede dar favorecer tanto disbiosis como proceso inflamatorios y cuadros alérgicos.
  • Enterococcus: Estimula la producción de algunos anticuerpos (IgA) de forma que una concentración baja de esta bacteria puede dar lugar hay infecciones de repetición.
  • Bifidobacterium: Su déficit puede favorecer la inflamación, ya que este género de bacterias es el responsable de la síntesis de ácidos grasos de cadena corta,(ácido butírico, conocido como butirato) responsables, entre otras cosas, de aportar energía a las células intestinales.
  • Lactobacillus: Responsable de la síntesis de bacteriocinas, un “antibiótico natural” contra las bacterias patógenas o “malas”. Su déficit causa una reducción en la defensa ante esos microorganismos patógenos, pudiendo provocar otras infecciones.

Además, algunas especies de Lactobacillus producen H2O2 (Peróxido de hidrógeno), una sustancia con acción antimicrobiana ante bacterias y otros microorganismos patógenos.

Hay además dos especies muy importantes y cuyo análisis resulta fundamental:

  • Akkermansia Muciniphila

Permite mantener la capa de mucus intestinal en correcto estado asegurando su renovación. Su déficit supone una alteración de este mucus, favoreciendo la inflamación.

  • Faecalibacterium Prausnitzii

Una de sus funciones principales es la de fermentar la fibra alimentaria y, de esta forma, producir ácidos grasos de cadena corta como el ácido butírico (conocido como butirato). Un déficit de este microorganismo altera el epitelio intestinal y favorece la inflamación. Se ha demostrado que esta bacteria desempeña un papel importante en la salud intestinal por su papel en mantener un equilibrio adecuado de la microbiota. Consumir alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos enteros, puede ayudar a promover el crecimiento de Faecalibacterium prausnitzii y mantener una microbiota intestinal saludable.

Durante el proceso de diagnóstico, es importante conocer los antecedentes médicos de un paciente y cualquier patología subyacente que pueda contribuir al desarrollo de la disbiosis intestinal. Situaciones como el uso de antibióticos, los hábitos dietéticos, los niveles de estrés y otros elementos del estilo de vida pueden influir considerablemente en la composición del microbioma intestinal.

Tratamiento de la disbiosis intestinal

Hay varias estrategias que se pueden emplear para tratar esta enfermedad y recuperar el equilibrio de nuestra microbiota intestinal:

Tratamiento con Probióticos y Prebioticos

Los probióticos, que son microorganismos vivos que pueden fortalecer las bacterias beneficiosas en tu intestino. Se pueden tomar como suplementos o consumirse a través de alimentos fermentados.

La incorporación de alimentos prebióticos, que nutren las bacterias beneficiosas en tu intestino, también es beneficiosa.

Dieta saludable

Además, ciertos cambios en la dieta pueden ser útiles en el tratamiento de la disbiosis intestinal. Evitar los alimentos procesados e incorporar alimentos ricos en fibra puede apoyar la proliferación de bacterias saludables en tu intestino y ayudar a reducir la inflamación y fomentar un entorno intestinal saludable. Mantener una buena hidratación también nos ayudará a tratar este desequilibrio

Mujer alimentada con dieta saludable para prevenir la disbiosis intestinal

Uso de antibióticos

Aunque parezca paradójico, en ocasiones será necesario el uso de antibióticos, aunque se deben utilizar con precaución y bajo la supervisión de médico especialista, ya que pueden alterar el equilibrio de tu flora intestinal y empeorar aún más el estado. Es, por tanto, muy importante la selección del antibiótico tomar.

Es igualmente importante tener en cuenta que cada individuo puede responder de manera diferente al tratamiento, por lo que es fundamental hacer un seguimiento del paciente con un plan personalizado para el tratamiento de la disbiosis intestinal.

Enfoque holístico

En muchas ocasiones el tratamiento debe seguir enfoque holístico que aborde las causas subyacentes de la enfermedad.

El estrés, que puede alterar el equilibrio de tu flora intestinal, es una causa potencial de la disbiosis intestinal. Por lo tanto, las técnicas de manejo del estrés, como la meditación de atención plena o la actividad física regular, pueden ser beneficiosas para tratar esta patología.

Por último, cualquier problema médico subyacente que pueda contribuir a la disbiosis intestinal, como la enfermedad inflamatoria intestinal o la enfermedad celíaca, debe abordarse. Al tratar estas patologías puedes ayudar a restaurar el equilibrio de tu microbioma intestinal y aliviar los síntomas de la disbiosis.

¿Cómo prevenir la disbiosis intestinal?

Para evitar la disbiosis intestinal, es importante adoptar hábitos saludables que fortalezcan el microbioma:

Dieta saludable

Seguir una dieta saludable que incluya una variedad de frutas ricas en fibra, verduras, cereales integrales y legumbres.

Consumir alimentos fermentados como yogur, kéfir, chucrut y kimchi que suponen un aporte de probióticos a nuestra dieta.

Ejercicio

Practicar ejercicio regular ayuda a fortalecer la digestión y reducir la inflamación en el intestino.

Gestionar el estrés

Reducir los niveles de estrés a través de técnicas de relajación, como la meditación o ejercicios de respiración profunda, también puede ayudar al eje intestino-cerebro y contribuir a un microbioma más saludable.

Medicamentos (antibióticos)

Por último, es esencial limitar el uso de antibióticos a menos que sea absolutamente necesario, ya que pueden alterar el equilibrio de bacterias en el intestino.

Siguiendo estas medidas preventivas, puedes fomentar una microbiota intestinal equilibrada y minimizar el riesgo de disbiosis intestinal.

Conclusión

En conclusión, la disbiosis intestinal es una afección que ocurre cuando hay un desequilibrio en la microbiota intestinal, específicamente un crecimiento excesivo de bacterias dañinas o patógenas.

Este desequilibrio puede provocar una variedad de síntomas y problemas de salud, como problemas digestivos, debilitamiento del sistema inmunológico e incluso trastornos de salud mental.

A través de opciones de tratamiento adecuadas, como probióticos, cambios en la dieta y modificaciones en el estilo de vida, podemos combatir eficazmente el crecimiento excesivo de bacterias patógenas y promover el crecimiento de bacterias beneficiosas.

Además, mantener una dieta saludable y reducir los niveles de estrés son esenciales para prevenir futuras instancias de disbiosis intestinal.

Al priorizar la salud de nuestra microbiota intestinal, podemos lograr un bienestar óptimo y garantizar una convivencia armoniosa con los billones de bacterias que residen dentro de nosotros.


Si tienes síntomas de lo que podría ser una disbiosis intestinal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y nuestra Unidad de Nutrición y Dietética de Synergia Medicalcare donde te podremos tratar y aconsejar desde un punto de vista integrativo.

×

¡Hola!

Haz click para poder hablar con nosotros

× ¿Cómo podemos ayudarte?